Este camión de 12 toneladas que se conduce solo

El camión es uno de los ejes centrales de nuestra sociedad. Desde el alimento que llega a los supermercados, el mobiliario que viste nuestros hogares, ropa y calzado, hasta los electrodomésticos. Cuando una huelga de camioneros paraliza el transporte hace que tiemblen los cimientos de los mercados, el precio de los productos. Son un sector clave, parte de la vértebra de una sociedad moderna.

Frente a esto, la industria empieza a moverse hacia el vehículo autónomo. Ya no es el secreto mejor guardado del gremio de camioneros, como descubrió Homer en el capítulo de los Simpsons ‘Maximum Homerdrive’ —y es que, como apunta este artículo, esta serie tiene un momento para casi cualquier situación, pasada o futura—. Pero, ¿de verdad es tan fácil a como lo pintan?

Ahora, ¿cómo funcionan las cosas en realidad junto a los reyes de la carretera? Manejar un vehículo de gran tonelaje, o simplemente a partir de categorías N2 y N3 —el primero, MMA de 3500 kg a 12.000 kg, el segundo a partir de los 12.000 kg— exige más fuerza, mayor concentración por la obvia responsabilidad, etcétera. Hace años ya presentó la Fundación Fesvial un estudio donde apuntaba las principales causas de siniestralidad en camiones: cansancio y omisión de reglas por parte de los conductores más veteranos, y exceso de velocidad por parte de los jóvenes.

1366_2000 (4)

El camión autónomo no ha de verse como un rival, un demiurgo que va a robar puestos y destruir todo un entramado laboral. De hecho, la construcción tecnológica también requiere puestos de trabajo cualificados. «Esto no reemplaza al conductor, es una ayuda para el conductor», apuntan en el vídeo. Del Freightliner Inspiration Truck al Mercedes-Benz Future Truck 2025, ambos compartiendo tecnología de Daimler, hasta ese proyecto de Scania que lleva todo el año en la carretera, logrando, mediante su concepto ‘platooning’, reducir el consumo de combustible hasta en un 15% agrupando sus camiones en pelotón. Todos ellos precisan del componente humano.

 

Cualquier persona que haya realizado un largo trayecto por carretera sabe lo que se siente: el estrés acumulado, la ansiedad de no poder moverse y permanecer concentrado, y la consiguiente fatiga. Como apunta Wolfgang Bernhard, CEO de Daimler-Benz, en el vídeo de arriba, gracias a sus camiones «el conductor puede relajarse y es el vehículo el que se encarga de acelerar o frenar». Disfrutar del paisaje. Contra lo que pudiera pensarse, conducir con el piloto automático es mucho más seguro que hacerlo a la manera tradicional: se presume de niveles de sueño y cansancio un 25% menores tras estudiar la actividad cerebral de los conductores.

1366_2000 (3)

En Daimler apuestan por la conducción semiautónoma: el vehículo se responsabiliza de hacer los cambios de carril, adelantamientos, pausas, control de velocidad y frenadas, mientras que el operario figura en segundo plano como un director de cabina, velando porque todo funcione correctamente, aprobando las operaciones realizadas en carretera o, si en último lugar falla el sistema, tomando el control a la manera analógica.

En cualquier momento el chófer puede activar y desactivar el sistema Highway Pilot a voluntad. El conductor seguirá siendo clave: para tasar, fichar en fronteras, carga y descarga o comunicación con la empresa: nadie querría perder de vista un costoso camión que, por algún casual, se desconecta del sistema.

1366_2000 (5)

About author

Relacionado